Saltar al contenido

¿Cómo Cocinar en una Barbacoa de Gas?

cocinar en barbacoa de gas

Actualmente es mucho más sencillo cocinar en una barbacoa de gas. Existe una gran variedad de modelos, pero siempre se mantienen las mismas técnicas, al margen de la barbacoa que tengas en tu hogar.

En primera instancia, debes aprender a diferenciar los tipos de cortes, ya que cada uno tendrá una cocción diferente. Así, para cortes finos de carne y productos pequeños (las chuletas, hamburguesas, filetes y perritos entran en este rango), deberás de subir la temperatura y cocinarlo un tiempo reducido. Esto se traduce en que debes vigilar la parrilla y la comida de forma regular.

También, deberás tener en cuenta dos tips fundamentales a la hora de cocinar.

  1. Se puede cocinar de más, tanto por gustos personales como por un error de cocción. Sin embargo, nunca podemos cocinar de menos.
  2. Las carnes crudas o mal cocidas son perjudiciales para la salud.

Ahora sí: si cocinarás a altas temperaturas, requerirás de un fuego alto. Y, a un fuego alto, los alimentos se cocinarán más rápido, por lo que deberás dar vuelta los alimentos de forma regular. Esto te asegurará que la cocción se realice de forma uniforme. Además, siempre tienes que aprovechar todo el espacio disponible en la parrilla.

Es fundamental lograr un buen control del calor: caliente y rápido no es una regla universal para todas las comidas. El pollo, el pescado, las verduras y las frutas (que también pueden asarse), son convenientes cocinarlas a temperaturas medias… ¡si pones el fuego demasiado fuerte arruinarás el producto!

Otra técnica bastante interesante para utilizar es la del calor indirecto. Puede utilizarse cuando tenemos el fuego en un lado y la comida en el otro. Este procedimiento es especialmente útil para manipular alimentos grandes, tales como pollos enteros o un cerdo. Generalmente, estos alimentos son los que más tardan en asarse.

Esta manera de cocinar nos permite terminar de cocer completamente el alimento sin que se queme el exterior. Es común que no sepas qué técnica utilizar. Sin embargo, en cualquier manual de cocina o receta de Internet te recomendarán cuál es la que deberías utilizar.

Ahora verás una especie de guía tutorial con pasos previos para cocinar en tu barbacoca de gas.

  • Primero debes precalentar la parrilla. Una buena parrilla debe lograr calentarse en unos 10 minutos. Luego, coge un cepillo y limpia la superficie de cocción. Procede a colocar los alimentos en la parrilla caliente, dándole la vuelta cuando sea necesario (esto lo analizarás a ojo), y pasarás a retirarlos cuando creas que se han terminado de asar.
  • Ahora mantén la parrilla en su normal funcionamiento. Eleva a la máxima potencia por unos pocos minutos. Más tarde, limpia la superficie de cocción, apaga las válvulas y el suministro de combustible.
  • Una vez que la parrilla se enfría completamente, puedes volver a colocar la cubierta. La mayoría de las barbacoas de gas tienen un mejor funcionamiento con la tapa cerrada. Esto se debe a que, si están hacia abajo, logran concentrar el calor que requieren las altas temperaturas en la parrilla.

¿Cuanto tiempo tarda en terminar? Esta pregunta es la típica de los que inician en el mundo de la cocina. Además, es un secreto para asar a la parrilla que solo lo conocerás con la experiencia. ¡No hay libro que pueda explicártelo!

Encender los quemadores te servirá para dejar lista la parrilla para asar con calor indirecto. Paso siguiente, lo que necesitas es espacio suficiente para colocar lo que se va a cocinar (como un pollo entero) sin tener debajo un quemador encendido. Aparte de todos estos requerimientos, te damos algunos tips para que comprendas cómo funciona esta herramienta.

Lee el manual de instrucciones. Puede parecer una tontería, pero hay algunas cuestiones técnicas que te explicarán mejor cómo funciona tu parrilla. Mantén la parrilla limpia, ya que una parrilla limpia cocina con un mejor gusto, además de producir un placer estético de no ver grasa amontonada. Siempre puedes experimentar, no te quedes en lo básico. Recuerda que en una barbacoa puedes cocinar casi cualquier alimento.

A continuación, te dejamos otras 3 reglas básicas para tener en cuenta al momento de invitar comensales a un plato de tu barbacoa de gas.

  1. Para evitar que los alimentos se peguen, procura tener siempre la rejilla de la parrilla limpia.
  2. Puedes engrasar la comida, no la parrilla. El aceite se quema a altas temperaturas, así que no sirve añadirlo a la parrilla.
  3. Haz todos los preparativos con antelación. ¡No querrás que tus invitados esperen!

Por último, no te fastidies o enojes si las cosas no te salen como deberían en un primer momento. Pese a tener un funcionamiento bastante sencillo, es bastante común o recurrente que, en nuestros primeros intentos, la carne se nos pase o, incluso, quede cruda. Pero el arte del asar lo genera la experiencia, y siempre se aprende. Hasta los cocineros más experimentados adquieren nuevas técnicas o maniobras que le otorgan un mejor resultado… ¡considera el cocinar como un aprendizaje!